El Mar

Respirar por el viento que te azota con su brisa en la cara, el sol que te mira y te deslumbra , mientras observas la inmensidad del mar, como las olas luchan con su furia por entregarse a este mundo, los peces en el fondo, sin percatarse del oleaje y del viento que no cesa, sentarse y observar como tu cuerpo se detiene, como te sumerges en el mundo de la espiritualidad, en un mundo de paz, sentir como perderse en tus pensamientos y te liberas de cualquier preocupacion, esa sensacion tendriamos que sentir todos los dias y no solo en la playa, o en el campo, pero por desgracia el trabajo, la rutina , nos hace olvidarnos muchas veces de nuestro Yo, hablar con uno mismo y encontrarse.