Cosas del corazón

Cosas del corazón.

Rendida a los pies me siento muchas veces ante la vida, ante las oportunidades que nos brindan que hay veces que entendemos que no lo son, que no son compatibles con la formula vivida,nuestro pensamiento vá más allá de todo, mucho más rapido y más complicado.
Lo simple aquello que nos cuesta mirar, porque demasiados arraigos nos han perturvado y no somos lo suficientemente fuerte para dar la cara y enfrentrarte al mundo entero, o vamos sin mas preambulos y haciendo oidos sordos a cuestiones inmorales en nuestra forma de sentir, muchas cosas podemos  evitar,y  por miedo a meternos en problemas, dejamos que pasen.

Cada cual tiene su destino y quizas tenga que vivirlo,y yo no soy más que una fracasa justiciera ante esta sociedad, de peligros.

Porque no dedicarnos a vivir nuestra vida, a sentir con el corazón y con el alma y respetar a la persona y no querer encontrar el motivo, ya que en la espiritualidad no existen, no hace falta entender, solo sentirlo, vivirlo y porque no, amar lo que se tiene,nunca sabemos que podemos encontrarnos, o nos quedamos en la misma situación porque no hemos echo nada,y no avanzamos, o avanzamos, y nos va peor que  hace unos minutos, o esos minutos son gloriosos y a valido la pena, de todas a valido igualmente, para mí decir que respiramos, y nos sentimos vivos,pues siempre tenemos la opción de rectificar y de ello siempre se ha dicho que  es de sabios.