La muerte, una ilusión

La muerte, una ilusión.

Ayer mientras escuchaba en mi móvil un libro de audio que me pasó mi maestro, de Elisabeth Kubler Ross con el titulo la muerte una ilusión, mientras paseaba intentaba contener mis lágrimas para no hacer el ridículo, aunque era lo que sentía en ese momento, no dejo de sorprenderme y cada vez se reafirma la teoría de que nos ponemos limitaciones, nuestro cerebro es el que muchas veces nos hace daño porque va en contra de nuestro corazón, los pensamientos siempre actúan en consecuencia de lo que nos inculcaron nuestros padres,nuestros amigos, de las malas experiencias que hemos tenido y que…. por esta razón, muchas veces actuamos en contra de nuestro ser, pero sin darnos cuenta.
Yo muchas veces y mas ahora, me veo y reconozco que no soy en mi totalidad mi ser puro, si no que a veces me paro, no digo nada por no hacer el mal, antes era mas espontánea, y ahora siento este limite, que en verdad no nos deja ser como somos, y es que deberíamos ser mas reflexivos y tratados con mas delicadeza, mas amor, mas comprensión , yo ya no juzgo a nadie, y estoy en los momentos que quiero estar con las personas que quiero, ya no me obligo o porque sienta que es una obligación debo de estar, y si tengo que estar estoy menos tiempo, ya no malgasto mi energía, la cuido como me cuido mi físico.
Aun estoy afligida con este libro, que hay mas allá de la muerte, que a todos nos da miedo y repelús nombrar la palabra, y aunque somos conscientes, nuestro cerebro es el que hace que lo que creamos sintamos dudas algunas veces.
Mi reflexión es la que es, no tratemos de hacer caso a los mensajes del cerebro y actuemos mas con el corazón, el nos guía hacia un camino de buena siembra y felicidad, yo me siento feliz cuando hago un bien, y cuando lo hago mi corazón crece mas y mas me llena lo que hago.