La vida de Lilian, Primera parte

 

 

Primero de todo, dadle al play del vídeo,  para ir escuchando una  melodía , la intención es salir de la rutina , e introducirse  en su historia, me he atrevido a contar la vida de Lilian, que un día llegando a su aldea, se encontró una llave, eran de aquellas antiguas, grande , enrobinada, se la quedó mirando extrañada, ya que en aquel lugar no habían puertas , eran de paja,  un lugar hermoso, y no necesitaban guardar nada, todo estaba a la merced de todo el mundo, todo era accesible para todos, su vida era inmensamente feliz, no conocía el miedo, ni sabía exactamente lo que era el hierro, descubrió no solo que ese trozo de metal con forma estaba fría, era lo que en si representaba y se preguntaba para que serviría. Los pájaros cantaban mientras el suave sonido del agua que caía  por los acantilados, reflejaban la belleza que la caracterizaba, de pronto un atuendo ruido se acechaba por los arbustos y hojas grandes que tapaban lo que no iba en tardar en presenciarse, salían despavoridos unos animales extraños, criaturas jamás vistas por Lilian, la pequeña y curiosa guerrera, eran animales cada cual diferente entre ellos, y aunque en la distancia y  cada vez que se aproximaban se distinguían  claramente , la inocencia y el miedo que tenían por traspasar tierras desconocidas , por ir a lugares que jamás sospecharon que podrían existir, una cadena de grandes mariposas iban detrás , de colores, azules, rosas, verdes, lilas, atigradas, eran preciosas , seguidas de pequeñas lucecitas que iban adornando sus alas al viento que a su vez arrasaba, que cosa podría haber que ciertas criaturas salieran al paso, y Lilian no lograba comprender, su familia no estaba , ella por la curiosidad se alejó de su aldea con el propósito de conocer mas que había fuera de aquel lugar, no le importó incluso pensó que no podría haber nada malo , su padre siempre le contó que podría encontrar la belleza incluso en los arboles, en las hojas, no hay belleza mayor que puedas percibir si no a través de tus ojos, y de ver y sentir en ti el amor , de las plantas, la naturaleza, y del sol.

Llegando a media tarde, tales animales se alejaron y sin comprender  ella porque salían corriendo, pensó en traspasar aquellos matorrales , valiente muchacha…  se apresuró para no caer bien en la noche, dando paso agigantados, y tropezó con una gran piedra , ( especie roca mediana ),  en su resbalo torpe, tenia  trozos de arena pegados  en sus rodillas con arañazos y un ligero dolor en las pantorrillas, se levantó airosamente ,despacio, oliendo a jazmín y a lavanda , y ese susurro de jilgueros , quedándose un poco aturdida por el golpe,  en un momento tuvo que frotarse los ojos , bien fuertes  al contemplar la fuerte luz que se divisaba por detrás , era como un resplandor , no llegaban sus ojos a ver con claridad cual acontecimiento y situación podría presentarse, de  pronto, ¡!  Noto un punzón por la espalda, sudorosa se giró y al ver una  lanza extrañada, dio paso a un caballero , era guerrero, y muy similar a ella, las mismas orejas les delataba, aunque ella no comprendiera la intención de él, porque estaba allí, porque les llevó a ese lugar tan misterioso , el bajó la lanza, inmediatamente después de darse cuenta no solo de la belleza de Lilian, si no de su inocencia, no habían mas señales de peligro, todos habían marchado y solo se respiraba y se escuchaba,  el aire cálido, ya  rozaba sus cuerpos, parecían conocerse de toda la vida, el corazón les palpitaba muy a prisa, ella le contó porque llego a este paraje , la causa de una llave y el salto pavorido de los animales que huyeron a través del bosque,  de él le contó al ser huérfano de padres desde su pequeña infancia, aunque fueron los miles de años que cargaban  su afán de conquistar otros mundos ,  de ver los nuevos horizontes, puestas de sol, bellezas incomparables de nuevos retos, luchas y victorias , un mundo que Lilian no solo fue quedando atraída  en sus palabras, y  embelesada en todo lo que le contaban Raían el valiente muchacho , conquistador, guapo, ojos azules contraste perfecto en la naturaleza y el cielo.

Ella seguía con su llave y el sin soltar la lanza por aquello que pudiera pasar , contaban miles de anécdotas pasadas mientras cogían moras de unos árboles cercanos , seguían oyendo el sonido del agua , no estaban lejos y no estaban solos.

Continuara….