La vida de Lilian , segunda parte

La vida de Lilian , segunda parte

Primero dale al play del vídeo, luego adentra en ese mundo mágico donde viven Lilian y Raían los protagonistas de esta aventura .

 

 

Lilian tan bella como su propio nombre, le explicó a Raían que se encontró aquella curiosa llave, jamás había visto algo similar y no sabía para que podría servir, respiraba deprisa  como solo lo hacen ellos, los elfos, criaturas  que han vivido siempre en el bosque, no dejaban de mirarse, los dos comprendieron de seguida que sus vidas debían de estar unidas, pero esto solo era el principio, aquella luz que venía desde atrás, era como un imán y a Lilian le atraía, y no solo porque vio a los animales salir corriendo procediendo de aquel lugar, si no que siempre había estado en su aldea , siempre haciendo caso a su padre de no ir a mucha más distancia de allí, y no abandonar el lugar que le dio la vida y estuvo a su lado toda la familia, y los que habitaban, amigos , etc.,  pero se alegró de haber ido por el camino que le condujo a conocer nuevos paisajes, y nuevas situaciones, contó que desde pequeña la habían tratado como si ella fuera frágil y débil , cuando ella nació sus padres acababan de reconstruir de nuevo sus vidas , la aldea fue masacrada y quemada por una especie sin corazón, sin valores, matando con odio y poseídos, por la reina malvada , una bruja sin escrúpulos que quiso que todo el bosque fuera suyo, y que todas las criaturas que habitaban estuvieran a su merced, hacia muy poco que el padre se atrevió a contarle a Lilian el sufrimiento por el que pasaron, pues a este le arrebataron a sus padres y con ellos amigos entrañables, hermanos, reconstruyeron sus casas y por el dolor se juraron no contar hasta bien pasado los años.

Aquella bruja se sintió victoriosa, poderosa , invencible,  y cogió a aquellos animales por llamarlos de alguna manera , feos , con dientes largos y nariz pronunciada, bien parecidos a llenas, con ojos saltones pero sin cola, y con alas,  fueron encomendados por la reina a vigilar su reino, en un castillo a las afueras, el castillo de un color oscuro y tenebroso, y ella con sus pelos color castaño, hizo en su juramento en la oscuridad , hizo el pacto más horrible que cualquiera pudiera medianamente entender, ofreció su alma a cambio de su vida eterna , siempre joven esbelta servía al dolor, a la angustia, al sufrimiento, para ella y el sello endemoniado que dejaba plasmado sangre, Lilian no podía contener sus lagrimas al explicar  esa situación que su padre le había contado, era como avivar emociones que no entendía y que pudiera entender la razón de no salir de aquella aldea.

Raían entendía perfectamente sus palabras, ya que él desde pequeño tuvo que uir y de aquella guerra, la misma que estaba contando Lilian, sus padres murieron, vio como fueron pisoteados, arrastrados y masacrados, los fuegos avivaban mas el dolor y destrozaba lo que había en su paso,  todos los animalitos, hasta el sol fue apagándose y poco después iba dando de nuevo la luz, la magia no dura eternamente….

Raian no dudo estrechar sus brazos hacia la joven, ni ella en responderle, supieron perfectamente sin apenas hablar más en la expresión de sus ojos, la desolación que un día se halló, Raían sacó de su bolsillo, un minúsculo pañuelo en forma de hoja para su nueva amiga, un paño de lagrimas por su sensibilidad, aunque no ha conocido el miedo ni el odio, si lo sabe por su familia, se siente afortunada, porque tiene a los suyos cerca y él se ha criado solo, en medio de la nada ,pero con un saber estar , que aunque nadie le haya enseñado, lo lleva innato en el, nadie conoce mejor que el viento, la soledad y el desamparo de el pobre muchacho.

Se oye el sonido de las cascadas en medio de la naturaleza, gota a gota se impregnan de su frescura y el murmullo de los grillos y los pájaros dan la melodía dulce a un caminar entre ellos, le dibuja un corazón en una mejilla y ella le devuelve una sonrisa, caminan , la luz aun está lejos, pero ellos no pierden la esperanza, aun en la mano contempla la llave , esa llave desconocida para ellos y a la vez con curiosos por saber para qué es, en sus casas jamás hubo cerradura, hechas de paja y hojas grandes una planta especial, de Monstera deliciosa,  en el camino habían tantas piedras, de tantos colores, cuarzo blanco, cuarzo rosa, amatista, coral, citrino, cuarzo verde, jade, un sinfín de piedras que daban armonía y paz en sus pasos,  sus pies les delataba en su especie pues con 6 dedos y todos por igual , mostrando sus uñas ennegrecidas,  y envueltos en una tela de color gris, pies sufridos pero acostumbrados a batallar por los senderos, mientras caminaban reían, olvidada en un ligero suspiro y todo lo malo hablado se disipaba en el viento….

 

Continuara….