Juzgar es engañarse a si mismo

deja-de-juzgar

Quiero estar, no estar por estar, no juzgar, me gustaría que mi ser  fuera como un camaleón, adaptarme rápidamente y no solo escuchar las voces, no las que todo el mundo oye, las del corazón, que pocos saben diferenciar, con estas palabras no quiero juzgar, pero muchas veces sentimos que el mundo está del revés, que lo imperfecto, se armoniza porque es la guinda que se necesita para seguir y alzar la vista para superarse, en todo hay un para que, aunque no entendamos , aunque en este presente sepamos donde vamos, estar sentado en un banco, observando lo que no se ve, lo que si ves con paso largo , no se distingue, no se percibe, el olor no se huele, cuando vemos las flores florecer y al día siguiente se duermen, somos esencia, somos libertad, somos apariencia, jamás somos quienes somos donde creemos ser, en pocas palabras, damos de nosotros aquello que creemos que dando nos pertenece recibir, aun cuando creemos que lo que damos es suficiente, pero hay vacíos que llenan y personas llenas que se sienten vacías, nuestras mentes están confundidas, pero la libertad de elegir, es nuestro poder, nuestra herramienta en sí, para seguir en nuestra ruta, en el camino que un día no recordamos que pactaríamos, el caminar hacia un objetivo con valores, hay distorsiones por supuesto, personas que pueden confundirte por la avaricia, por el poder, pero en sí, no hay nada como escuchar a tu corazón, que aunque se equivoque, que es de ley porque somos imperfectos, la conciencia es ilimitada, la conciencia está en paz,  el caminar se hace diferente y el resultado , si es el ultimo día de nuestra vida, qué más da, la experiencia es el regalo que nos ofrece la vida para sentir y experimentar, y seguir soñando hacia nuevos retos, sueños, y anhelos que la propia vida nos ofrece a cada paso que damos cuando nos abrimos al mundo , cuando abrimos los brazos y esperamos a ver que nos ofrece, caminar sin  miedo, con la incertidumbre si, de lo que puede venir, pero con el amor de saber que eres y sigues siendo tú , y que los que te siguen como tus amigos, tu familia, etc. , están presentes,  las apariencias muchas veces engañan y juzgar antes de tiempo es un engaño para los demás y para nosotros.