Destino, el camino que nos lleva a el

El destino, quien sabe lo que nos depara, hay momentos que queremos escapar, salir corriendo, huir en contrarreloj, e ir mas allá, salir de la cárcel que nos vemos a veces sometidos, no hay mayor encarcelamiento que la propia que es, que habrán personas que cumpliendo el castigo, estén atrapadas, y otras que sin haberlo cometido también, se sientan igual,  es difícil ponerse en cada situación, cuando nos va bien creemos que nos merecemos e incluso que esa situación es para siempre, pero no es así, desafortunadamente o afortunada, hay situaciones que nos ponen a miedos-sueñosprueba, y que creemos que todo lo que nos ocurre es producto de la casualidad, o que nos vienen regalos, no creemos que todo pasa por un algo, a veces somos incrédulos ante circunstancias que nos acontecen, y otros nos tomamos a la ligera o no, y no somos conscientes de que la vida es un va y viene , estamos constantemente como en una montaña rusa, bajamos , subimos y cuando estamos arriba, nos olvidamos que un día estuvimos abajo y que nos costó subir, detrás de cada éxito, hay muchos fracasos, días de lamentaciones, de lagrimas y de reproches.

Hay una persona muy importante para mí, que es mi padre, el cuándo le hablo de algún acontecimiento, que por miedo y reconozco me adelanto a pensar, el me dice no pienses mal, y de seguida entiendo lo que dice, porque yo muchas veces predigo, aunque siendo honestamente, tengo la teoría de que el universo nos dará aquello por lo que vibremos, y que los miedos hace que pongamos limites y que en lugar de tener precaución que no es malo tenerlo , no acabemos por hacer lo que queremos para conseguir granito a granito nuestra ilusión, en nuestro destino,  nuestros sueños, me emociono saber quien fui y quien soy ahora, y que poca gente me conoce, ya sea por mi o por que la naturaleza hace su curso, pero el día que se acabe esto, abre descubierto desde luego un nuevo mundo, un nuevo amanecer y me sentiré libre de haber aprendido tanto en esta vida, y entonces será cuando piense que aquello que pensaba no era lo que parecía ser, y aquello en lo que no creía, era el camino hacia mi ser , vivir en armonía, en paz, con optimismo.  La realidad que creemos ver cuando no es esa. En fin un nuevo día con mis reflexiones, que tengáis un buen fin de semana, y que la felicidad os acompañe siempre allá donde vayáis.