Mensajes con amor, cuarta parte, Sintonia con el universo.

Sintonía con el universo.

Anterior post, Tercera parte.

 

Percibo la luz de mi ser Superior como un faro siempre presente que me guia en el camino. Sintonizo con la sabiduria de mi ser superior. Ignoro cualquier duda que pueda aparecer en mis pensamientos.

Me llena una sensación de paz.

Estoy en paz,. Me imagino el agradable calor del sol en mi cara. Me doy cuenta de que mi ser superior está conectado con una luz universal que da calor a este mundo. Absorbo esta luz para devolverla al mundo poco a poco.

Soy una fuente de luz sanadora.

Estoy en paz. Todas mis cargas se desprenden de mí. Estoy en calma, me siento libre. Siento la cariñosa luz del universo. Siento como un calor penetra por mi cuerpo. Me convierto en esa luz.

Despierto a la Gran fuerza que reside dentro de mi. Los brazos acogedores de mi luz interior me envuelven y me mantienen a salvo. Me siento bien cuidada. Abandono cualquier necesidad de controlar cualquier cosa o persona a mi alrededor y confío en que no sufriré ningun daño.

Estoy en paz.

En este momento elijo crear un día hermoso. Me comprometo a prestar atención a todo lo que es maravilloso dentro de mí y a mí alrededor. Noto en especial todas las bendiciones que hay en mi vida,… el cielo, los árboles, los buenos amigos, la buena comida, un cumplido, una ayuda o cualquier otra cosa buena que me hes ofrecida. Si….

Estoy creando un día hermoso.

sabiduriaHoy voy a alimentarme a mi mism@ con pensamientos positivos. Voy a vaciar de mi mente toda la negatividad. Lo voy a sustituir por el amor. Voy a escuchar tan sólo los pensamientos sanadores de mi ser superior… esa parte de mí que es creativa y espansiva, llena de abundancia, alegría y amor, sabiendo que …

No hay nada que temer.

Asumo la responsabilidad de todas mis reacciones ante todo lo que ocurre en mi vida. No culpo a nadie por lo que yo siento. Me niego a verme a mí misma como una víctima. Busco en todas mis experiencias el posible crecimiento que me ofrecen.

Tengo el control de mi vida.

Tengo cuidado de no culparme a mí misma. No hay necesidad de culpar a nadie. Por el contrario, aplaudo cada pequeño paso que doy hacia una mayor confianza en mi propia fuerza.

Siento que me estoy haciendo más y más fuerte.

 

Continuará….