Noche fria

Noche fría.

En la noche fría, caminando por la vida, por un camino que hay piedras, me las tiran, unas me hacen daño, otras ni las siento, voy avanzando poco a poco, la piel se agrieta, siento dolor en las manos, en los pies, se congela la sangre fría que recorre mi cuerpo, no hay mantas para taparme, para ahuyentarme de esta soledad que me invade, que me atrapa y me consume en el viento que me envuelve, la luna esta en su esplendor, llena, solo oído la melodía de las hojas cayendo a su paso, ya que mis dientes han dejado de chirriar, de buscar entre las sombras mi desconsuelo, ya he pasado lo peor, ahora quiero soñar, quiero cambiar esta piel que me ha dejado esta tormenta del viento que he sufrido, donde la herida sana a la vez que siento la esperanza a una nueva vida, a una nueva ilusión, ya no me llueven piedras, vuelvo a sentirme libre, libre de volar mi imaginación, de seguir luchando, cambiando y sintiéndome mas fuerte, y mas humana, solo los humanos nos hacemos daño a nosotros mismos, ahora vuelvo a renacer, a sentirme especial de nuevo, a sentir el calor humano, y mi sangre vuelve a ser la brasa, arde de emoción, de escaparme de nuevo de cualquier situación precaria y descubro lo mas bello del vivir, esa tinta en la que mis manos han dejado su huella en un papel y por años que pasen, se huele el aroma fresco de la lucha por superarse, por renacer y seguir cultivando esta experiencia que me envuelve en todas las estaciones de cada año.