Acalla la mente y brillara el corazón

Acalla la mente y brillará el corazón…

El modo en el que vemos las cosas determina nuestro futuro, a veces sentimos la injusticia en nuestra mano y queremos gritar, y soltar el daño pero  cuando acallamos y escuchamos nuestro silencio, nos damos cuenta que no hay dolor si uno no lo quiere, porque la energía fluye , cambia y transforma y no solo eso, rebota, en cuanto a la forma que tenemos de enviar , es el universo quien se encarga en forma de situaciones darte la respuesta de tu modo de ver, eres tu quien te das a ti mismo, la razón y te la quitas, es uno al final quien decide que es lo que le conviene, FB_IMG_1445869666291donde gastar o no la energía, porque la energía depende de cómo la utilices es devuelta, aprendemos que somos seres evolutivos, espirituales y hay veces que olvidamos que somos humanos, los humanos se enfadan, el ego hace que uno quiera cogerse la justicia por su mano, y esa es la peor herida que uno pueda hacerse a sí mismo, un callejón sin salida, una rueda que gira a la misma dirección siempre, es tan importante detenerte a pensar , a meditar sobre cualquier situación que se te presente, porque así lo harás consciente-mente y te darás cuenta que tú no eres igual, que estarás sanando y limpiando cualquier perjuicio que no va contigo, no hay amor más grande que el que puedes demostrarte a ti mism@, eres un ser divino, aunque a veces te muestres como un ogro, porque en este mundo imperfecto da cabida a muchas formas de proceder, de sentir, de vivir, en cuando miramos hacia a dentro, existe el perdón, existe la humildad, existe el amor incondicional, existe la alegría, la pasión y el compromiso hacia un mundo nuevo y mejor, jamás sabremos si mañana podremos contar con nuestra gente, si habrá un nuevo despertar, si la ilusión aquella que tuvimos en tantas y tantas ocasiones podremos sentirla de nuevo, si los rayos del sol nos iluminaran, y seremos de nuevo el ser que al nacer nos bautizaron hacia otra mirada, otro modo de ver, y en sueños despertar y llegar a ser esa persona que aprende a diario a convivir, y a vibrar acorde en armonía y en equilibrio, nuestra mente y  corazón unidos para servir a la humanidad con respeto y admiración.